El tesoro más dulce de Lloseta

Seguramente uno de los tesoros más apreciados de Lloseta y también más reconocidos dentro y fuera del pueblo no es un monumento, ni una calle, ni el paisaje de la Serra de Tramuntana.

 

Hablamos del cardenal, pero no de un cargo eclesiástico, no, sino de uno de los dulces más sorprendentes y delicados que se producen en Mallorca. Probablemente junto con la ensaimada podrían ser las dos grandes exquisiteces que ofrece la isla como postre.
El cardenal no tiene tanta fama como la ensaimada pero si que ha dado fama a Lloseta a nivel local. Y es que su procedencia es ‘llosetina’ y está revestida por un áurea misteriosa. De hecho su receta realizada hace más de 6 décadas por Gabriel Pou, sigue siendo un secreto de estado para el Forn de Baix, el lugar donde se originó este genial postre. De hecho hasta el uso del nombre está registrado por este establecimiento.

Tal ha sido la fama del cardenal que en numerosos lugares de Mallorca se producen pasteles muy similares en ingredientes, sabor y formato pero que no consiguen el resultado del postre original de Lloseta.

CARDINAL 2

Para los que no lo conozcan el cardenal es un pastel de forma alargada formado por dos capas de bizcocho extremadamente esponjoso entre las que se monta merengue, sobre ellas una capa de nata y otra cobertura de masa muy dulce. Una auténtica delicia, eso sí, se aconseja consumir fría por su composición. Esta es, tal vez, su única desventaja en comparación con la ensaimada, sobre todo a la hora de transportarlo en distancias más largas, puesto que precisa de frio para su conservación.

Otra curiosidad ¿Sabéis de donde le viene el nombre? Según la versión familiar procede de una abreviatura de la conocida expresión italiana Bocatto di cardinale, que utilizamos para describir algún manjar de sabor extraordinario.

Si queréis probar la receta original del cardenal en todo su esplendor tendréis que venir a Lloseta.

Leave a comment