Hablar de Lloseta en hablar de naturaleza en estado puro. Más allá del núcleo urbano y gracias a su proximidad a la Sierra de Tramuntana el municipio es un paraíso para descubrir paisajes y para disfrutar con diferentes opciones que os proponemos. Lloseta puede ser el punto de partida o de llegada de diferentes excursiones que se pueden realizar haciendo senderismo, con mountain bike o también en bicicleta de carretera. Las más destacadas alturas cercanas al pueblo son la montaña de s’Alcadena, el castillo de Alaró, el monte de San Miguel, los Tossals Verds y la montaña de sa Creu. Aunque no todos ellos pertenecen al municipio de Lloseta, su proximidad hace que habitualmente grupos de excursionistas empiecen las caminatas desde aquí. Incluso vale la pena calzarse unas deportivas y salir paseando por algunos de los caminos de las afueras cercanos al pueblo.

Mountain Bike

Lloseta es un punto de partida fantástico para realizar diferentes recorridos en bicicleta de montaña mirando hacia las primeras estribaciones de la Sierra de Tramuntana. La excursión más clásica es la que llega hasta la finca y el refugio de los Tossals Verds pero hay infinidad de variantes hacia la montaña o también hacia pueblos vecinos ubicados ya en plena Sierra como Biniamar, Mancor, Alaró, Selva o Caimari .

Haz clic y descubre infinidad de rutas registradas por los propios usuarios con sus experiencias personales con niveles de dificultad y distancias muy diferentes. Seguro que encuentras la tuya. Cosecha la bici y disfruta.

Trekking

Desde Lloseta se pueden realizar multitud de rutas con diferentes distancias hacia la Sierra de Tramuntana. Hay dos lugares con más tirón en Lloseta: el Puig de s'Alcadena y la finca de los Tossals Verds. Pero también se pueden encontrar más largas que comunican con Lucas o Alaró, o bien más cortitas por los alrededores del pueblo llegando a Sa Font des Patrón, el Puig de Sa Creu, Biniatzet o Ses Cases Noves.

Haz clic y descubre las rutas registradas por los propios usuarios con sus experiencias personales con niveles de dificultad y distancias diferentes. Seguro que encuentras la tuya. Ponte las botas, camina y empieza a disfrutar.

Bicicleta en ruta

Lloseta es un buen punto de partida para acceder a buena parte de Mallorca en bicicleta. Desde los encantadores pueblos del Plan hasta la Sierra de Tramuntana. También se puede llegar a toda la costa norte hasta Pollença o Alcúdia. Existe la posibilidad de completar la ruta verde de la Oliva que atraviesa Caimari, Binibona, Campanet, Inca, Lloseta y Mancor de la Vall o la ruta Inca-Lloseta-Selva.

Haz clic y descubre rutas registradas por los propios usuarios con sus experiencias personales con niveles de dificultad y distancias muy diferentes. Seguro que encuentras la tuya. Cosecha la bici y disfruta.

Se trata de una excursión de una gran belleza y con un paisaje muy variado que nos empeña a los primeros grandes desniveles de la Sierra de Tramuntana. No es un trayecto de dificultad extrema pero si que requiere estar en cierta forma física al haber muchas subidas y bajadas a lo largo de las cuatro horas aproximadas que dura el circuito.

La ruta comienza en la plaza, pasa por el cementerio y se dirige a la posesión de s’Estorell, en paralelo al torrente de Almedrà. Antes de llegar a las casas, caminando por dentro de un campo de almendros, desviamos a la izquierda para encarar la subida hacia las casas viejas de s’Estorell. Llegamos después de poco más de media hora de caminata. Desde aquí se puede contemplar una amplia panorámica, con el Plan de Mallorca que se deja entrever por la rendija que hace el torrente de Almadrà.

Siguiendo el camino en dirección norte, en subida continúa por las tierras de cultivo, llegamos, después de media hora, a la fuente Nueva, justo después de una pequeña caseta de montaña. Es un buen lugar para merendar y contemplar detenidamente el peñón de s’Alcadena, situado justo delante de nosotros. Por este camino ancho que nos ha acompañado hasta ahora, tres curvas más arriba, debemos dejar cambiando a un escondido sendero de cabra que sale de dentro de un espeso encinar de las tierras de Can Chalet. Pasada una pequeña barrera, el camino sube insistentemente hasta las Casas Nuevas, a una hora de la fuente Nueva.

Ya de bajada hacia Mancor por el camino ancho, encontramos la Fuente Garrover, con los viejos olivos al borde del camino. En media hora más nos situamos, tras bajar por un notable desnivel, en la villa de Mancor de la Vall, entrando por el camino que lleva a Santa Lucía.

Nos desviamos a la derecha hacia las tierras de Biniamar. Al final de la subida, se acaba el asfalto y superamos una barrera para pasar hacia Biniatzent, donde nos podemos detener para ver la fuente de Patrón.

Seguimos el camino de bajada, que pasa al borde de las casas y atraviesa la comuna de Biniamar, entre la Plana Forana y Montaura. Llegamos a Biniamar, tras una hora de camino, y cruzamos en dirección a Lloseta donde nos plante después de un poco más de un kilómetro de bajada continúa. Ver recorrido

Se trata de una caminata agradable por las cercanías de Lloseta, con una subida inicial que se ha de acoger sin prisas desde donde podremos disfrutar de una extensa panorámica hacia el Pla de Mallorca.

Saliendo de la plaza de Lloseta nos dirigimos hacia el campo de fútbol ubicado en el lado de la montaña. Allí cogemos el camino que pasa por las piscinas municipales y, cien metros más arriba, nos desviamos a la izquierda para comenzar la subida hasta la cima de la montaña de Lloseta.

De pronto el camino, que sube con fuerza, ya nos muestra buenas vistas del Pla de Mallorca con pueblos esparcidos aquí y allá e Inca, más grande, también más cerca. El camino no tiene pérdida y, tras una hora larga de subida por el interior de un pinar, llegamos a unos antiguos aljibes que nos servirán de referencia para indicar que la subida ha terminado. Entonces hay que desviarse hacia el Oeste por un camino de cabra que rodea la cima de la montaña y pasa a la otra vertiente, con el Puig des Rafalet justo delante.

Comienza la bajada que nos sitúa, media hora más tarde, a las tierras de cultivo de Son Daviu. Distinguimos a la izquierda un pozo de cuello ancho de piedra y vamos para subir un poco y llegar a las casas, sencillas y solitarias, donde la característica rusticidad de aquella gente de montaña queda bien patente.

La bajada, siempre hacia el Oeste, es constante y empinada, pasa por la Peña Roja y llega a las tierras de s’Estorell, en el camino asfaltado que, hacia la izquierda, nos devolverá en Lloseta por el cementerio y, finalmente , llegamos a la plaza, unas tres horas después del inicio. Ver recorrido